Ir al contenido principal

Pasos para Sentir


Si tapas el poso de los sueños
que te acompaña durante las noches de luna llena
con parpados de azúcar,
llevaras tus pasos hacia la cabaña de esmeralda,
una que tiene puertas y ventanas adornadas con esferas negras y plateadas,
una que entre arboles secuoyas se esconde
Dentro encontraras ajedrez y dados blanco y negro,
debajo del sofá de la siesta un zapato viejo y roto lleno de escarcha,
y en medio de la cocina dentro una cacerola llena de agua color mora
una manzana verde.
Cuelga el zapato de tu cuello con los broches transparentes que lo acompaña
y comete la manzana pensando en libélulas amarillas.
Al terminar veras que el agua color mora se hará parte de tu ropa
convirtiéndose en un escudo en contra de cuervos rojos y camaleones.
Si de repente todo oscurece no tengas miedo
a lo lejos veras una luz redonda, naranja como una fruta,
corre hacia ella y llegaras a un puente de nieve rodeado de arbustos de cerezas,
crúzalo y guarda algunas en tus bolsillos para que cuando sientas frio
se conviertan en dulces de fresa y sandia.
Caminaras por una hora por un campo de delicias multicolor,
todas las que te puedas imaginar:
algodones de azúcar, paletas de miel, chocolates, bombones, gomitas dulces
Al final de campo no encontraras nada, solo tú y el gigantesco color blanco,
el soplara en ti e intentara congelarte,
las cerezas en tus bolsillos se convertirán en dulces de fresa y sandia,
y el aliento frio desaparecerá.
Tienes que llenarte de valor,
tus ropas aun son de color mora,
háblale al gigantesco color blanco y dile que los corazones lloran,
lloran porque tienen frio y sienten algo que no pueden explicar,
color blanco desaparecerá y el zapato viejo y roto escarchado en tu cuello
se convertirá en un espejo donde te reflejarás llorando, sucio.
A pesar de todo una flota de nubes aparecerá y te calmara,
te dirán que las pequeñas cosas aparentemente intocables, incoloras
son las que en realidad en un salto de trampolín llegan a ver el sol.
Ellas te llevaran a una habitación de almohadas,
almohadas blancas y en un pestañeo se llenaran de libélulas amarillas que te harán compañía,
escucharas de ellas música de pianos y violines,
escribirás, tus dedos se dormirán y veras que el silencio no es tan malo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Más pasos

Ahora estoy aquí viendo cómo pasan los pasos de los viajantes

Sigo siendo la gota en el canal
El agua que fluye entre piedras y palos

Pisando fuerte mis pasos se abren paso
Con el frio mis rodillas tiemblan, pero está vez ya no de miedo.

Aventurarme, decontruirme, soldarme.

Cómo llegue aqui?

Volando entre los abismos de la carretera
Sin prisa, dejándome llevar
Cómo la gota del canal, junto con otras gotas más
Mojando la rivera, creciendo en caudal.

Quise escapar y me encontré
Las mismas voces me dicen que todo estará bien
Un primer encuentro con mi verdad.

Vámonos ya, el alba ya llegó.
Nos espera un camino de pasos agrietados e ilusiones que parchar.

Sigue.

Trasmutación

¿Cómo fue que todo esto paso?
¿Cómo fue que llegue aquí?
¿Cómo fue que no me rendí?
¿Cómo fue que llegue a lugares que no pensé llegar?
¿Cómo fue si yo no creía ni en mí?
¿Cómo si hasta ahora a veces tengo miedo?
¿Cómo si cuando decidí salir aun mis piernas temblaban?

El miedo me consumia
El miedo ya no me consume
El MIEDO ya no me puede consumir MÁS

Yo caminaba queriendo romper con todo y con todos, romperme a mi mismo
Yo caminaba por aquel túnel oscuro
Yo me arrastraba por aquel túnel lleno de gritos y yo ya no quería gritar más
Yo me arrastraba cansado de arrastrarme y al salir de mis propios gritos me fui a volar
Yo volaba y pensaba que podía volver a caer
Yo volaba y mis alas aun temblaban
Yo volaba y mi cuerpo temblaba y aun tiemblo

El miedo no me puede consumir más
El miedo como gasolina me hace moverme
Ya no quiero temblar
Ya no quiero pensar y lastimar, lamentar,  acabar sujeto a mis piernas convertidas en piedra
en mis alas convertidas en semento

Es la hora
Es el momento
Es …

Para un viajero

Me voy volando entre la cordillera
y de entre las montañas te asomas

Seré directo
Seré sincero
Seré rápido
Seré el frío y seré la altura

Me voy congelando con la helada
y no soy directo
no soy sincero
no soy rápido
Solo soy el frío y el hielo
Por que te asomas y mi cerebro es un cubo

Viajo para encontrar
Subo a ruedas con una caja de dulces
temblando y la chalina me acompaña

¿Un metro cincuenta y algo?
Ojos inmensos
Sonrisa tímida
Mi cerebro es un cubo de hielo
mis manos tiemblan
las rodillas caen

Estoy aquí desnudo en la helada
tocando, sintiendo, acariciando tu lomo
por que bajaré en ruedas pensando
pensando en un viajero
que se llevo mis dulces
y ahora  estoy con la caja vacía
con la chalina y el cerebro helado

La helada ya se va
y el viajero en las nubes cruza

Soy directo
Soy sincero
soy rápido
Soy el frió y la helada
Y el sube y baja de las calles.