Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 20, 2012

Infusión

Date cuenta que eres el narcótico desfilando por los pasillos y salas del manicomio andante Sin saber, Sin control, Frente a la piel Frente a la boca delirante Frente al esclavo al esclavo con escalofríos de núcleo atormentado Banal para el brillo de tu iris.

Lapida

Luis ha muerto. Lo hostigaron las moscas          en sus ojos se posaron Y negras, crueles, clavaron su veneno mientras dormía, lo vigilaban.
Luis ha muerto. Sus ropas ahora son negras, sus dedos hinchados están. Inerte, petrificado, frio como juguete de viuda exhala sin respirar.
Luis ha muerto. El viento se lo lleva, tambores dan la noticia, Y él, ella y el que nunca existió lloran como un violín, lloran como un saxofón.
Luis ha muerto. Lo cubren de pétalos. Lo cubren para que los gusanos no se lo coman como muñeca de porcelana sin ojos.
Luis ha muerto. Dos metros bajo la luz. Lo esperan, dos que en realidad son tres. Él, ella y el que nunca existió ojerosos y con los ojos hinchados.
Luis ha muerto. Enterrado de cabeza con pies y manos atadas, gritando como grillo Negro como viuda, como mosca como el que nunca existió.