Ir al contenido principal

Y entonces...

Soledad en la oscuridad de una luz amarilla
postrada encima de mi cabeza
como diciéndome que la luna no basta
para iluminar la noche.
La triste y sola noche que me acompaña
cada vez que en el piso de cuatro paredes
me siento a pensar, en una esquina
con los pies fríos, las manos sudorosas
y el cabello alborotado.
Pensar en las leves pero fuertes miradas
que mi cerebro te da cada vez que
no te ven mis ojos.
como si estuvieras ahí, donde no hay nadie más
que un joven soñador de bolsillos anchos
donde puede caber eso que buscas.
Auxilio en mi espalda que pronto sera azotada,
por los labios indiferentes de las estrellas
que pronto se convertirán en nubes y ya
habrán sido cuatro días sin verte.
Te veo, camuflado entre las espinas
convirtiendo mis ojos en telescopios,
con intensidad en mis manos que se convierten en
puños y golpean el verde pasto cada vez
que partes poniéndote antes la larga bata
que me dice que te esperan.
Esperarte en una banca con un reloj de arena
es lo que quisiera, mirarte a los ojos,
golpear mis pestañas con las tuyas.
Pero y si todo esto que digo no es
más que un sueño, pues siendo las tres
de la mañana, los demonios se apoderan
de mi cuerpo y mi alma divaga buscándote.
Te busco entre las huellas que dejan
los flamencos al caminar y entre los
girasoles marchitos que ya no giran y mueren.
¿Sabes que sufro por no tener a quien
decirle que los colores del arco iris
mezclados se convierten en tu y yo
y que un tu y yo después de la lluvia
mojados en lagrimas de nubes grises pueden
hacer una burbuja enorme donde guardar
momentos?
Momentos que en esta solitaria noche imagino
y que preparo para que en la cálida mirada de la nada
aparezcan.
Pues mis parpados veían colores, luego grises,
ahora negro y mi cabeza cae en la laguna
de los ideales de mi espiral vértigo
que me hace soñar con tu imagen.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Más pasos

Ahora estoy aquí viendo cómo pasan los pasos de los viajantes

Sigo siendo la gota en el canal
El agua que fluye entre piedras y palos

Pisando fuerte mis pasos se abren paso
Con el frio mis rodillas tiemblan, pero está vez ya no de miedo.

Aventurarme, decontruirme, soldarme.

Cómo llegue aqui?

Volando entre los abismos de la carretera
Sin prisa, dejándome llevar
Cómo la gota del canal, junto con otras gotas más
Mojando la rivera, creciendo en caudal.

Quise escapar y me encontré
Las mismas voces me dicen que todo estará bien
Un primer encuentro con mi verdad.

Vámonos ya, el alba ya llegó.
Nos espera un camino de pasos agrietados e ilusiones que parchar.

Sigue.

Trasmutación

¿Cómo fue que todo esto paso?
¿Cómo fue que llegue aquí?
¿Cómo fue que no me rendí?
¿Cómo fue que llegue a lugares que no pensé llegar?
¿Cómo fue si yo no creía ni en mí?
¿Cómo si hasta ahora a veces tengo miedo?
¿Cómo si cuando decidí salir aun mis piernas temblaban?

El miedo me consumia
El miedo ya no me consume
El MIEDO ya no me puede consumir MÁS

Yo caminaba queriendo romper con todo y con todos, romperme a mi mismo
Yo caminaba por aquel túnel oscuro
Yo me arrastraba por aquel túnel lleno de gritos y yo ya no quería gritar más
Yo me arrastraba cansado de arrastrarme y al salir de mis propios gritos me fui a volar
Yo volaba y pensaba que podía volver a caer
Yo volaba y mis alas aun temblaban
Yo volaba y mi cuerpo temblaba y aun tiemblo

El miedo no me puede consumir más
El miedo como gasolina me hace moverme
Ya no quiero temblar
Ya no quiero pensar y lastimar, lamentar,  acabar sujeto a mis piernas convertidas en piedra
en mis alas convertidas en semento

Es la hora
Es el momento
Es …

Macumba

Negro
Negrito
Negro
¿Que me has hecho?
¡Acuricandonga!
Negro
Negrito bello
Mueve tus caderas
Negrito
Negro bello
Hazme Macumba
Házmela de nuevo
Que breva acuca
Oiga usté
Sin meme
Negrito
Negro bello
¡Por usté!
Mírese esa bemba
Que si no me hace Macumba
Se la hago yo
Negro
Negrito bello
¡Acuricandonga!