Ir al contenido principal

Ojos de Pordiosero

Sentado en el último asiento, en el extremo derecho de un bus repleto de gente, Sebastián miraba a través de la ventana con aspecto triste y pensativo. Veía pasar gente de toda clase, adinerada y pobre, carros de lujo, combis, buses gigantes, que con el humo negro - saliendo de ellos contaminaban toda la ciudad - perros callejeros y vendedores ambulantes. Hasta que su mirada se dirigió hacia él mismo. Sebastián miraba a un vagabundo que estaba sentado en el suelo, en la esquina de una calle sucia y llena de grafitis. Ese vagabundo solitario era él.
Mirando sus ojos supo que todo ya había terminado, sus pestañas se llenaron de polvo y se despidió de él dándole la mano.
Sebastián se veía en el pordiosero, porque estereotipando al pobre señor que vivía en las calles sin saber si en realidad era un pobre señor, pensó que estaba igual a él, triste y sin otra cosa en que pensar que en su soledad. El bus seguía su transcurso pero la imagen del señor sentado en la vereda de aquella esquina en aquella calle no salía de su mente.
Caminó una cuadra, mirando sus pies y reteniéndose para no mirar hacia atrás. El primer paso que dio para cruzar la pista casi fue su último, una camioneta negra casi lo atropelló. Pensó porque todo le salía tan mal, siguió caminado y levantó su brazo mirando al suelo. El bus se detuvo, y sin saber si lo llevaría hacia su casa subió tres escalones y se sentó en el último asiento de la parte derecha con dolor en los ojos.
El sol ya se había ocultado y los postes de luz se habían encendido. La oscuridad hacía que su estado de ánimo triste se incrementara y se sintiera más un pordiosero. Sebastián pensó que tal vez ese señor el cual vivía en las calles solo y sin familia, era un pordiosero por eso mismo por no tener a nadie y perderlo todo. Yo soy un pordiosero porque perdí a quien quería, se dijo a sí mismo y una lágrima cayó desde su ojo izquierdo y bajó por su mejilla hasta desaparecer.
Sus dedos se movieron, comenzó a escribir palabras que venían a su mente y la oscuridad de aquel bus en el que se había subido se convirtió en luz y el ultimo asiento de la parte derecha era ahora una silla giratoria acolchada con ruedas y la ventana era ahora un monitor de computadora y Sebastián ahora se convirtió en mi. ¿Sebastián soy yo?, ¿Sebastián seré yo?...




Comentarios

Entradas populares de este blog

Macumba

Negro
Negrito
Negro
¿Que me has hecho?
¡Acuricandonga!
Negro
Negrito bello
Mueve tus caderas
Negrito
Negro bello
Hazme Macumba
Házmela de nuevo
Que breva acuca
Oiga usté
Sin meme
Negrito
Negro bello
¡Por usté!
Mírese esa bemba
Que si no me hace Macumba
Se la hago yo
Negro
Negrito bello
¡Acuricandonga!

Para un viajero

Me voy volando entre la cordillera
y de entre las montañas te asomas

Seré directo
Seré sincero
Seré rápido
Seré el frío y seré la altura

Me voy congelando con la helada
y no soy directo
no soy sincero
no soy rápido
Solo soy el frío y el hielo
Por que te asomas y mi cerebro es un cubo

Viajo para encontrar
Subo a ruedas con una caja de dulces
temblando y la chalina me acompaña

¿Un metro cincuenta y algo?
Ojos inmensos
Sonrisa tímida
Mi cerebro es un cubo de hielo
mis manos tiemblan
las rodillas caen

Estoy aquí desnudo en la helada
tocando, sintiendo, acariciando tu lomo
por que bajaré en ruedas pensando
pensando en un viajero
que se llevo mis dulces
y ahora  estoy con la caja vacía
con la chalina y el cerebro helado

La helada ya se va
y el viajero en las nubes cruza

Soy directo
Soy sincero
soy rápido
Soy el frió y la helada
Y el sube y baja de las calles.



NTS

Hoy pensé por un momento en mañana me vi mirándote, me vi tocándote, me vi pintándote, me vi a tu lado. Hoy pensé en mañana y me asusté me asusté de no encontrarte me asuste de no verte, de no tocarte, de no pintarte, de no estar a tu lado me vi hablándote  y  me asusté de ver que no me mirabas Hoy mi mente se lleno de miedos se lleno de llanto se lleno de sueños donde no te encuentro y enloquezco pero  Hoy quiero  Mañana quiero y Por siempre quiero verte, tocarte, pintarte, hablarte y mirarte, soñarte y encontrarte y llorarte que hoy, mañana y siempre  te querré de compañero.